Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

''¡Lamentable!'', ''culpables los que lo nombraron''

Ramón Luis Méndez quedó estupefacto por el arbitraje de Henry Bejarano en el Alajuelense 2 - Saprissa 2 de este miércoles en el Morera Soto.

Lea también: “Se dice que cuando Saprissa está vivo hay que respetarlo y punto”

 

"Lamentablemente salió punto por punto lo que habíamos adelantado que podría pasar", recordó Méndez, quien había anticipado que Bejarano venía falto de ritmo y vilipendiado en México por un pésimo arbitraje en Liga de Campeones de Concacaf.

 

En México se lo ''comieron vivo'' por permitirle al Olimpia de Honduras ofrecer un recital de agresiones en el Estadio Azteca, frente al América.

 

"Culpables los que lo nombraron", dijo el conductor de Pitazo Caliente, que emite Radio Columbia a las 7.15 p.m. los lunes y los viernes en lso 98.7 FM de Columbia, con un país en sintonía.

 

A criterio de Ramón Luis, el árbitro hizo bien en expulsar al portero de Alajuela, Leonel Moreira, por un codazo contra el morado Mariano Torres. Empero, dijo que no era penal porque primero hubo una obstrucción del volante argentino y, por ende, era tiro libre a favor de la Liga. Bejarano señaló penal y lo anotó Christian Bolaños, 0 a 1.

 

Luego, debió expulsar al rojinegro Johan Venegas por un codazo contra Ricardo Blanco, pero Bejarano lo dejó pasar... y lo  peor vendría después:

 

Con el marcador 0-1, Alajuelense celebró el 1 a 1 producto de un cabezazo de Daniel Arreola. Bejarano señaló el centro, gol... Pero después se arrepintió y dijo que no, que fue penal tras un agarronazo dentro del área. Al ver la repetición, el juez había señalado penal, luego gol y después penal.

 

A juicio de Méndez, Bejarano se precipitó en señalar pena máxima sin esperar a que finalizara la jugada, en un claro ejemplo de inseguridad del árbitro.

 

Llegó Bryan Ruiz a tirar el penal y se lo atajó Aarón Cruz. El marcador seguía 0 a 1.

 

Si creyó que ahí se habían detenido  los ridículos arbitrales... pues no.

 

En la segunda parte, Bejarano sancionó bien un penal a favor de Alajuelense, por temeraria barrida dentro del área de Luis "Jo" Hernández sobre Fernán Faerron. En el cobro, el balón lo pegó Arreola en el tubo izquierdo, le regresó a él y lo mandó al fondo. 1 a 1.

 

Bejarano señaló bola al centro, gol. Luego se arrepintió, lo anuló por doble contacto de Arriola tras recibir el rebote del vertical. 0 a 1. Se fue a conversar con el cuarto árbitro y el asistente, pasaron minutos de zozobra y volvió a cambiar de decisión, gol, 1 a 1. ¿Alguien le avisó por vía electrónica a Pedro Navarro que la bola al devolverse rozó un brazo de Cruz y, por ende, no hubo doble contacto?

 

"Un desastre", así lo resumió Méndez Vega. A la postre, Alajuelense concretó el 2-1 que le daba la clasificación, pero dice que "no se repartan nada mientras Saprissa esté vivo", y los morados empataron a dos, obteniendo el boleto a la final tras haber ganado en Tibás, 4x3.

 

 

"Dichosamente los futbolistas se dedicaron a jugar y no le complicaron todavía más", agregó Ramón Méndez.

 

"Los que están dirigiendo el arbitraje tienen que dar la cara", finalizó el analista, para quien los grandes culpables están en la Comisión de Arbitraje.

Sky Costa Rica