Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

La Liga es una máquina sin piezas irremplazables: El líder invicto ganó en San Carlos

Aceitada, la trituradora de rivales ensamblada por Andrés Carevic parece no tener piezas irremplazables, imponiéndose el funcionamiento colectivo por encima de las individualidades.

Lea también: Por tercera vez, Ronald González no encaró a la prensa

 

Así se explica la victoria de la Liga sobre San Carlos, de visitante (0 a 1), aún plagada de numerosas y sensibles bajas. Sensibles teóricamente, pero que en la práctica no lo fueron tanto.

El mecanizado líder llega a 15 fechas invicto en el Clausura, sin depender de solista alguno, amparado en una orquesta muy bien coordinada por su director (técnico).

En su visita a Ciudad Quesada, a la Liga le faltaron los pesos pesados Leonel Moreira (el muro), Alex López (el ingeniero), Bryan Ruiz (el capitán) y Johan Venegas (subgoleador). Cuatro, ¡cuatro futbolistas determinantes!

También faltaron un "peso medio" que es titular (Barlon Sequeira) y otro más livianito, el lateral Ian Smith, que alterna la banda derecha con José Salvatierra. Todos ausentes por convocatoria a "Sele" mayor (empate con Bosnia y derrota ante México) y en el caso de López a la "H" catracha.

Así las cosas, los Toros del Norte trataron de abalanzarse en los primeros minutos para impresionar a los sub23 que predominaron en la formación rojinegra... Pero no lo consiguieron.

Los jóvenes erizos, acuerpados por figuras como Daniel Arreola, José Miguel Cubero, Marcel Hernández y el propio "Salva", demostraron calidad y personalidad.

Los manudos no solo soportaron las embestidas sin sufrir demasiados apremios, sino que al cierre de la inicial dieron la impresión de tomar la manija del partido, vía balones a los costados y centros para Marcel Hernández.

El pitazo de tregua sorprendió a los actores tratando de romper el 0 a 0. Y, apenas al recomienzo, fue la Liga la que quebró la paridad (46').

Habilitado por un pase quirúrgico de Aarón Suárez, Alonso Martínez fusiló a Gabriel Alpízar con toquecito billarístico, colocadito, en la esquina siniestra del arquero.

Los Toros, heridos, se fueron encima con más pundonor que ideas, y la Liga lució más táctica y madura de lo que se pensaría por su promedio de edad en cancha; los manudos estrecharon espacios y repelieron los envíos locales.

Alajuelense llegó a 33 puntos, allá arriba, muy lejos de los demás; San Carlos, se estancó en 19 en su lucha por tratar de clasificar, cruzando los dedos para que sus rivales en tal batalla no ganen y se le escapen.

Los manudos no pierden desde hace 24 fechas por campeonato nacional.

 

Sky Costa Rica