Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

La yunta López - Ruiz: La fórmula de los pases fuertes y los trazos sin mirarse

El catracho reveló cómo se forjó su relación con Bryan y el entendimiento dentro de la cancha.

La llegada de Bryan Ruíz tuvo un gran efecto en todos los futbolistas de Liga Deportiva Alajuelense, pero a uno de los que más afectó fue a Alex López. La primera variante fue en su dorsal, le dio el 10 a Ruíz y luego tuvo un cambió de posición, pero estos solo fueron cambios que beneficiaron al jugador y al club.

En entrevista con Radio Columbia, el catracho profundizó en cómo es la relación con el capitán de la Selección Nacional, en ella aseguró que se entienden tan bien, que ya no necesitan ni verse para saber adónde colocar el balón.

“Fíjese que yo tengo una frase, que Zidane la dijo una vez, y es que todos los buenos jugadores cuando juegan juntos, se ven mejor. No es que diga que yo soy un excelente jugador, pero confío en mi capacidad”, afirmó.

La primera anécdota que recordó fue la llamada de Agustín sobre el número en la camiseta. Ruíz quería usar la 10, es su número, pero López la tenía y por ende el español le consultó si habría problema en que él lo cambiara.

"Cuando llega Bryan, me acuerdo que lo presentan y yo estaba en el hospital, en el nacimiento de mi hija. En eso me llama Agustín, me cuenta que viene Bryan Ruiz y me preguntó si le podía dar mi número (de camiseta). Yo le dije, ‘Agustín, eso no me lo tenés que ni preguntar. Claramente yo respeto mucho la trayectoria de él y soy de los jugadores a los que el número no le importa mucho, mi número en realidad es el 16 y sería un orgullo cederle el número a Bryan’, le dije", recapituló López.

 "Ya después cuando llego al camerino Bryan me dijo que íbamos a hacer un torneo muy bueno, que nos íbamos adaptar muy bien. En ese momento yo iba a jugar a la par de él, con un solo delantero, ya después me tocó tirarme atrás y a mí la verdad se me hacía muy fácil, porque Bryan Ruiz es un jugador muy dotado, y cuando yo se la tiraba (la pelota) fuerte, el igual la recibía", añadió.

Ese fue precisamente la otra gran variante del jugador en el torneo anterior, el cambio de posición. La llegada de Bryan y las lesiones de Bernald Alfaro y José Miguel Cubero, causaron que el hondureño tuviera que reinventarse, dejó su puesto de creativo para convertirse en un contención.

El jugador logró acomodarse, hacer suya la nueva posición y el resultado fue una buena dupla entre ambos. El saber cómo se juega de 10 y lo que piensa un futbolista en esa posición sirvió para que López estuviera un paso adelante y pudiera apoyar a Ruíz con ventaja.

"A él le encantaba eso, yo a veces le tiraba el balón, pero no lo estaba viendo a la cara, entonces él me decía, "no pensé que me la ibas a tirar", entonces yo le expliqué que aunque esté viendo para otro lado, si lo veo libre o con marca, yo se la voy a tirar, porque yo jugaba en la posición en la que él juega, y a mí a veces me enojaba porque no me daban el balón solo porque tenía marca, entonces había partidos en los que no tocaba balón por lo mismo”, manifestó.

“Yo sé lo que es esa posición, que hay que recibir de espalda y por eso le dije a Bryan, 'por eso no se preocupe'. Ya después él me dijo que le gustaba que jugara en esa posición, porque yo tenía dos opciones: Tirársela a los delanteros o jugar con él. Para mí se me hacía muy fácil tener por delante a Bryan o a mis delanteros. Eso sirvió de mucho para ganar la 30"”, agregó.

El catracho ahora deberá mantener su nivel ya que José Miguel Cubero dejó atrás la lesión, lo mismo que Bernal Alfaro y lucharán por ser los titulares de Liga Deportiva Alajuelense.

*Fotografías: