Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

El retrato del hijo de Froylán Ledezma, el zurdo que capturó la Liga sin saber su apellido

 
Tiene apenas 15 años, pero carga un apellido pesado. Juan Pablo Ledezma se abrió campo en la Liga cuando nadie sabía quién era su padre. En el club afirman que heredó la zurda del cachorro, pero es más disciplinado. 
 
En una cancha sintética ubicada dentro del estadio Alejandro Morera Soto, Alajuelense solía armar sus escuelas de verano, una práctica común en el club a la que asistían menores de entre los ocho y los 13 años.
 
En una mañana común, apareció un niño delgado y tímido, que de entrada llamó la atención por su velocidad y buena zurda. 
 
 
Cuando concluyó la escuela de verano y sin aún saber su apellido, el entonces técnico de las fuerzas básicas, Mauricio Montero, le habló a la madre del menor y la invitó a que inscribiera a su hijo en la escuela de fútbol.
 
A los días, Montero revisó la boleta de inscripción y se dio cuenta de que el veloz prospecto era de apellido Ledezma. Empezó a atar cabos, y resultó que el muchacho era zurdo, rápido y desequilibrante.
 
 
De inmediato le preguntó a la progenitora, quien le resolvió la duda: Juan Pablo era hijo del 'cachorro', Froylan Ledezma, excompañero y amigo personal de Montero, con quien todavía mantiene contacto.
 
"Es un muchacho apasionado del fútbol, pero muy tranquilo. Le gusta escuchar, seguir los consejos y mejorar. Juan Pablo lleva un apellido muy pesado, pero él tiene que resolverlo. Tiene que esforzarse y hacer las cosas diferente a como lo hizo el papá en todo sentido", explicó Montero.   
 
El futbolista empezó a subir peldaños dentro de la estructura rojinegra, hasta que Andrés Carevic lo incorporó a las prácticas del primer equipo para el enfrentamiento ante el Cibao de República Dominicana.
 
La opción de subir al joven se presentó en medio de una coyuntura particular, pues la Liga acumula múltiples bajas para el duelo y el timonel rojinegro optó por incorporar al joven de 15 años a las últimas prácticas.
 
Juan Pablo Ledezma tiene marcadas similitudes con su padre, pero también muchas diferencias: Es zurdo, igual que Froylán, pero patea bien con ambas piernas, es muy rápido, desequilibrante y valiente.
 
Evidentemente, todavía no tiene la potencia de Froylán, pues es un prospecto y le falta desarrollar la masa muscular, explicó Montero.
 
Sin embargo, es callado y sobre todo disciplinado, sostienen en el club.
 
."Es muy disciplinado, calladito, ordenado y creo que va por buen camino, ojalá siga así. Le digo que tiene un carácter fuerte igual que el papá, porque cuando se enoja, se enoja", contó Montero.
 
Charlas con Froylán. En ocasiones, Chunche conversa por mensajes de WhatsApp con Froylán, quien le pregunta por las características de su hijo.
 
"Cachorro y yo tenemos una amistad muy grande. Él me pregunta porque sabe que está conmigo en el club. Me pregunta que cómo es, que si es disciplinado y me dice que no le aguante nada por ser hijo de él. Yo le respondo, "no le aguanté nada a usted, no le voy a aguantar nada a él"", agregó entre risas.
 
Recientemente, fue llamado a la Selección Sub-15 de Costa Rica, en donde es dirigido por otro excompañero de Froylan, el exlateral Harold Wallace.
 
Juan Pablo Ledezma asoma la cabeza poco a poco, pero a paso firme.
 
Sky Costa Rica