Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

McDonald sobre Lleida: “No me quiso dar la cara, se ha escondido”

Jugador dio una amplia entrevista en Encuentro Deportivo de Columbia. Repase aquí sus frases más fuertes.

 Jonathan McDonald no escondió sus sentimientos a la hora de hablar de su salida de la Liga Deportiva Alajuelense.

Responsabiliza de forma directa a Agustín Lleida, el Director Deportivo, quien asegura no le ha dado la cara para explicarle los motivos de su salida.

“Lo veía venir por ciertas decisiones o por ciertas maneras o formas de tratarme. Era algo de esperar, cuando terminó el clásico se lo dije a Alex López, creo que es mi último clásico y dicho y hecho, yo lo sentía. Uno nota ciertas actitudes de las personas. Me invitaron amablemente, digámoslo así, a salir”.

“A mí me encanta hablar con nombres, pero no creo sea lo más ético. Tirar es muy fácil, pero todo mundo sabe quién toma decisiones ahí”.

“Él es quien toma las decisiones aunque no fue él quien me dio la cara, fue el presidente, quien se comportó como un caballero. Siempre hablamos de frente, me hizo varias consultas, si llegó a la reunión con 2 o 3 dudas, se fue con 40 o 50 más.  “A Agustín lo tuve que llamar para hablar con él y a la hora de arreglar no me quiso dar la cara, él no lo ha hecho, se ha escondido, no ha hablado ni siquiera con los jugadores que ha querido sacar”.

“No me dieron ningún argumento claro. Me podrán reclamar que sólo metí 6 goles, pero no se acuerdan que estuve lesionado, 4 por la sanción que inventaron y por eso el señor no volvió a pitar (Bejarano)”, manifestó McDonald al periodista Yashin Quesada.

El atacante jugó un total de 42 partidos con los manudos en el último año. Por eso dice no encontrar justificación deportiva para la ruptura de contrato que solicitaron los manudos.

“Qué me cobran es una pregunta para él o para ellos. Posiblemente que fallé la opción de gol que tuve en la final, pero así es el fútbol. Era la cortina de humo perfecta para muchas situaciones, muchos números sacaron en mi contra y nadie salió a desmentirlo, cosas que sacan algunos periodistas queriendo manchar mi nombre, como una de que he perdido 8 de 10 finales, pero no soy la Liga o no juego solo. La responsabilidad me la achacaban a mí, nunca me escondí y por eso siempre me tenían en la mira”.

“A veces uno como ser humano prefiere ocultar cosas para no ser frontal, no es mi estilo, pero el de mucha gente sí. No tengo nada en contra de la institución, no voy a hablar mal de una institución que me dio de comer muchos años, pero cosas pasaron que no fueron de mi agrado y no las puedo disimular”, aseguró el futbolista, quien firmó por 2 años con el Herediano.

Su relación con Lleida

El futbolista ahondó en los motivos por los que dijo no tener una relación cordial con Agustín Lleida, el Director Deportivo erizo.

“Cuando regresé de Catar no le gustó (a Lleida) que negociara el contrato con el presidente y ahí empezó eso que él sentía en mi contra. Nunca con él tuve relación alguna”.

“Usted nunca escuchará un entrenador hablando mal de mí. Cada quien tiene su opinión y yo tengo la conciencia tranquila de que ese no era mi papel, ese no era yo, siempre respeté la autoridad, los límites, fui humilde y supe escuchar”, justificó.

Su rol de liderazgo

Otra de las cosas en las que McDonald se defendió, fue del escaso liderazgo que le endilgó Alajuelense.

Jugadores como Junior Díaz o Adolfo Machado, exportados de otros clubes, fueron quienes encabezaron la capitanía.

“Los que estábamos más tiempo ahí, teníamos más años con más presión. Éramos los llamados a encaminar el barco, lo hicimos. Gente de mucha trayectoria nos enseñó como Marín, Óscar Ramírez, pero cuando nos dimos cuenta éramos minoría en muchas situaciones y es complicado cuando quieres hacer algo y no te toman la opinión del caso”.

“Yo asumí siempre en la cancha. No me hace más ni menos llevar la cinta de capitán, siempre los traté de ayudar, de aconsejarlos en el fútbol y en la vida. He pasado cosas fuera de la cancha, he vivido muchas cosas y puedo aconsejar a mucha gente. Cuando yo llegué ya tenían sus capitanes y nunca estuve yo. No estuve en la escogencia que hicieron ellos”.

 “Somos un todo, pero sé y entiendo que en el fútbol es algo colectivo, pero te juzgan individualmente. Siempre pensé en el bien del grupo, nunca fui egoísta, por eso me voy tranquilo de que siempre lo hice. Ya la relación estaba desgastada con algunos dirigentes, en mi carrera he desatado que me quieran o no, no hay nada en el medio, tranquilo con lo que pasó y me voy agradecido”, explicó el jugador, quien también negó que tuviese un mala relación con Andrés Carevic.

“Con Carevic era una relación profesional. A él no le gustaba mucho con el jugador, yo lo entiendo, pero siempre fue basada en respeto”.

 

Su nueva era en Herediano

El futbolista dice haber cambiado su número de celular y hasta de camiseta, pues sostiene que quiere darle un respeto al Herediano, el club que lo vio debutar en la máxima categoría.

“Cambié el número porque no quiero que nada me ate al pasado. Herediano merece respeto, pretendo darle su lugar, le guste o no a la gente es el más ganador de los últimos tiempos”.

 “Herediano se merece el respeto que yo celebre y el manudo también por los años en el equipo. No me quiero preocupar por eso”, replicó cuando le preguntaron por si celebraría en caso de anotarle a los manudos.

“No quería que nada me atara al pasado. Por respeto a Herediano quería llegar renovado, con ideas claras y una de las cosas es cambiar número. Firmé 2 años con el equipo”, finalizó el jugador.