Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Guimaraes defiende su última etapa como entrenador de Saprissa

"Ningún entrenador había tenido las agallas de debutar a seis o siete jugadores como lo hicimos nosotros", defendió "Guima" en Encuentro Deportivo. 

Considerado como el técnico más exitoso de nuestro país, recordemos que Alexandre Guimaraes es de la casa morada, ahí se consagró como futbolista y los dirigió en tres ocasiones 1997-1999, 1999-2000 y 2011-2012.

Fue en esta última oportunidad 2011-2012 cuando se le cuestionó mucho los resultados, incluso, algún sector llegó a asegurar que ya estaba terminado como estratega.

¿Pero cómo analiza su paso como estratega morado y los resultados que logró en el 2011? ¿Por qué motivo después de su regreso de Emiratos Árabes Unidos se le cuestionó su gestión con Saprissa? Fueron las preguntas directas que le formuló el periodista Yashín Quesada de Encuentro Deportivo.

“Después del 2011 cuando regresé de Emiratos (Árabes Unidos), Saprissa me pidió la ayuda para que empezara una etapa de renovación con todos los jugadores jóvenes que tenía en aquel momento, que ningún entrenador había tenido las agallas de hacer debutar a seis o siete jugadores como lo hicimos nosotros, desde Yeltsin (Tejeda) y compañía”, recordó el timonel tico-brasileño.

El estratega critica la forma en que se interpretaron los resultados de esa gestión, por cuanto no se vale, que si se le llamó para un trabajo de desarrollo se exigiera el campeonato de inmediato.

“Cuando terminó esa temporada la evaluación fue de sí llegaste o no llegaste a la final, ante las condiciones que teníamos en aquel momento, con toda esa cantidad de jugadores jóvenes, eso para mí fue como una llamada de alerta sobre un poco la situación de trabajar en el país”, mencionó a manera de reflexión.

“Esa situación a mi me desilusionó mucho”, indicó Guimaraes, al sentirse que no fue bien valorado. “Tanto es así que después de eso, cuántos jugadores de ese proceso vendió después Saprissa en uno o dos años. La gran mayoría se vendieron”.

El exitoso timonel con América de Cali, que lo hizo campeón después de 14 años de sequía y los llevó a la Copa Libertadores, resume su paso en ese periodo del 2011 con Saprissa como una oportunidad para reflexionar sobre la forma emocional en que se valoran los trabajos en nuestro país, lo cual le causó una gran desilusión.