Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

El drama de un saprissista atrapado en medio campeonato del fútbol nicaragüense

Fútbol de Nicaragua - Sebastián González: “La verdad hasta yo me pongo a ver y digo que relajo verdad que se siga jugando”

La determinación de las autoridades del fútbol de Nicaragua de continuar con el campeonato de primera división a puerta cerrada a pesar del drama que vive el mundo por el embate de la oleada del coronavirus, tiene a mal traer a los futbolistas, sobre todo el costarricense Sebastián González de 20 años y quien juega con el Diriangén y es ficha del Saprissa.

De acuerdo con el programa del colega nicaragüense Mario “Mon” Mendiera de radio Stéreo Romance, supuestamente, el campeonato no se suspende por presiones políticas.

“La verdad hasta yo me pongo a ver y digo que relajo verdad que se siga jugando y sabiendo que está todo esto a nivel mundial y acá como que no les importa la vida de los jugadores, o no sé, pero se sigue jugando cuando en casi todo el mundo está suspendido”, afirmó Sebastián Barquero.

“La verdad es injusto porque nosotros tenemos familia acá y los demás jugadores tienen abuelos, padres y ellos (federación), no ven eso”, manifestó.

De acuerdo con el saprissista el torneo en Nicaragua es muy competitivo y existen bastantes equipos de buen nivel, que le ayuda mucho a mejorar varios aspectos propios del juego, más ahora, que el equipo anda muy bien y se ganó la titularidad.

“A nosotros no nos han indicado por qué motivo no se suspende el campeonato, pero a lo que yo tengo entendido es que como nosotros seguimos de primeros en las dos tablas podemos salir campeones e ir a Concachampions”, amplió el jugador del Saprissa a préstamo en el Diriangén.

“La gente aquí en el estadio Diriangén de la ciudad de Diriamba nos apoya mucho y es la afición que más llena los estadios y nos siguen a todas partes donde juguemos. Pero ahora con este tema del coronavirus que es a puerta cerrada, no puede ingresar nadie y es complicado es la verdad”, indicó el costarricense.

El Diriangén es un equipo histórico en el fútbol centroamericano, con sus colores blanco y negro a rayas, conocido como los caciques o la tribu y fundado en 1917. Es el equipo que acumula mayor cantidad de títulos con 26.