Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Definida sanción contra portero titular de la Liga

El Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol a conocer las multas y castigos, tras jugarse la fecha 12 del Campeonato Nacional de la Primera División.

Al guardameta Leonel Moreira (Alajuelense) se le impuso una sanción de tres partidos de suspensión y una multa de 175 mil colones, por utilizar lenguaje ofensivo en contra de un oficial de partido, dio a conocer el Tribunal Disciplinario.

El también manudo Jonathan McDonald Porras, del equipo alajuelense fue sancionado con un partido de suspensión y una multa de 75 mil colones por recibir dos tarjetas amarillas en un mismo partido.

La Liga Deportiva Alajuelense fue multado con 175 mil colones por retrasar el inicio del encuentro.

 

Lea también: Alejandro Sequeira: ''Para nosotros la multa es ilegal''

 

Otros castigos
El jugador de Jicaral Sercoba Jorge Gutiérrez fue sancionado con un partido y una multa de 75 mil colones por recibir dos tarjetas amarillas en un mismo partido, misma sanción la recibió el director técnico de equipo la U Universitarios Marvin Solano Abarca.

Los jugadores Víctor Griffith Mullins, de la Asociación Deportiva Santos, Kareem McLean Powell de Limón FC y Adolfo Machado de la Liga Deportiva Alajuelense, fueron amonestados con un partido y deberán pagar 75 mil colones cada uno por acumular cinco tarjetas amarillas durante el presente campeonato.

Por su parte la Asociación Deportiva Santos, así como el equipo AD San Carlos deberán cancelar 200 mil colones cada club, ya que por novena ocasión en la temporada el club incurre en conducta incorrecta, debido a que más de cinco personas recibieron sanciones disciplinarias por parte del cuerpo arbitral.

El jugador Marvin Esquivel Paz de Limón Fútbol Club fue amonestado con dos partidos y una multa de 100 mil colones por juego brusco grave, al realizar una entrada con uso de fuerza excesiva contra un adversario.

El club caribeño, Limón FC, deberá pagar 150 mil colones al ser la segunda ocasión en la temporada en la que se da el lanzamiento de objetos no peligrosos desde la gradería al terreno de juego.