Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Morados confían en que el ambiente hostil no los afectará ante el Motagua

-Se jugará a estadio lleno en el Tiburcio Carías Andino

La final de la Liga Concacaf entre el Motagua y Saprissa se jugará a estadio lleno, a reventar, a tope, hasta la bandera.

Evidentemente, el ambiente que le espera al Saprissa, sera hostil. Serán más de 22 mil aficionados al Motagua apoyando a muerte, como le caracteriza a la afición hondureña.

Empero, los jugadores de Saprissa están confiados en que ellos saben jugar estas instancias y deben conocer cómo afrontarlas.

"En la cancha somos 11 contra 11. Tenemos q preocuparnos por lo nuestro, por hacer nuestro fútbol. Ya estamos acostumbrados a estos escenarios. Claro que la gente cuando apoya es una inyección para su equipo pero nosotros debemos estar concentrados en todo momento", manifestó Christian Bolaños.

Lea también: Centeno afronta con tranquilidad su primera final internacional como entrenador

Criterio similar tuvo el defensor Ricardo Blanco. Él considera que lo externo no debería tener repercusión en el resultado final.

"Llevamos una ventaja mínima pero al final es ventaja. Vamos a jugar una final, y eso siempre será complicado. Nosotros debemos hacer un partido muy inteligente", comentó.

La serie de momento la va ganando Saprissa 1 a 0 y ahora todo se definirá este martes a las 9 p.m..