Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

''La gente piensa que es pan comido'': Berhalter catalogó a Costa Rica como ''gran rival''

El entrenador de la selección de Estados Unidos, que derrotó por 2-1 a la de Costa Rica, en el sexto partido de los 14 previstos en las eliminatorias de la Concacaf para el Mundial de Catar 2022, dijo sentirse satisfecho no sólo por la victoria sino por la manera como el equipo reaccionó ante un gran rival.

Lea también: 1x1 tico: Sin Keylor, ya no hubo tapadas milagrosas que maquillaran la deficiente dirección de Suárez

"Mi pensamiento inicial fue: 'Aquí vamos. Tenemos que responder", declaró Berhalter tras concluir el partido que se disputó en el nuevo campo Lower.com de Columbus (Ohio), de más de 300 millones de dólares en costo en su construcción, ante una asistencia de 20.165 aficionados, que dieron todo su apoyo al equipo de Estados Unidos.

A pesar que el portero Zack Steffen, uno de los nueve titulares insertados luego de la triste derrota del domingo por 1-0 en Panamá, hizo un despeje de cabeza costoso que llevó al gol costarricense que anotó Keysher Fuller en el primer minuto de juego, el más rápido concedido por el combinado de las Barras y las Estrellas en 23 años, Berhalter dijo que tenía toda la confianza en la remontada.

"Desafiamos a los jugadores a responder después de una mala actuación en Panamá y este iba a ser otro elemento al que teníamos que responder. Era lo suficientemente temprano en el juego que si manteníamos la calma y nos apegábamos al plan de juego, pensé que estaríamos bien", analizó Berhalter. "Supimos hacerlo y alcanzamos el objetivo de la victoria".

Si Costa Rica presentó un equipo con promedio de edad de 30 años, Berhalter alineó al equipo más joven de Estados Unidos con un promedio de 22 años y 229 días.

Solo retuvo a Yunus Musah (Valencia) y Tim Weah de 18 años de los titulares del domingo y le dio al defensor de 21 años Chris Richards su primera apertura competitiva.

Matthew Hoppe, de 20 años, entró en el 73 y Gianluca Busio, de 19, cinco minutos después. Se unieron a Steffen y Richards para aumentar los debut clasificatorios de Estados Unidos a 25 en este ciclo, solo por detrás de 1998 (29) y 2006 y 2010 (26 cada uno).

La apuesta de Berhalter por la juventud y la fuerza física al final resulto y compensó la inexperiencia que mostró el equipo, especialmente en el gol encajado al inicio del partido.

"Toda la clasificación para la Copa del Mundo es difícil, un desafío y, a veces, siento que la gente lo olvidó", reclamó Berhalter. "La gente piensa que es pan comido, y vamos a enfrentar al equipo más joven en la historia del fútbol de Estados Unidos en un partido y simplemente vamos a pasar rápidamente por estos encuentros. No es realista".

Berhalter reiteró que el objetivo se había cumplido al conseguir los tres puntos que estaban como locales para poder llegar al próximo partido del 12 de noviembre frente a México, líder del grupo, sin ningún tipo de presión.

"Estamos donde de alguna manera deseábamos al inicio de la competición, segundos en la clasificación (11 puntos), y con solo uno no ganado de local, el empate frente a Canadá, que recuperamos con la victoria de visitantes frente a Honduras, que fue el momento de inflexión de nuestro equipo", destacó Berhalter. "Ahora a pensar sólo en el próximo partido, que será también clave frente a México".