Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Keylor tapó bien, pero no pudo levantar su cuarta “Orejona”


Keylor Navas nada pudo hacer en el cabezazo implacable de Kingsley Coman al 59’.

Esquineado, rastrero, a la izquierda, imposible. Ese gol fue suficiente para que Bayern Múnich derrotara al PSG y ganara la UEFA Champions League.

En la inicial Navas resolvió lo que le llegó; un cabezazo de Lewandovski y una serpiente venenosa de Gnabry. Arriba y abajo atento, oportuno.

El vertical izquierdo lo salvó de una media vuelta del polaco y por lo demás vivió un primer tiempo parejo, porque del otro lado Neuer evitó dos goles y Di Maria botó otro.  

¡Partidazo! En la complementaria, el Bayern fue mejor y Coman liquidó. Después Neuer construyó una muralla infranqueable.



Navas no pudo levantar su cuarta “Orejona”, tras tres con el Real Madrid. Pero su imagen quedó intacta.