Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Carapaz, la gloria olímpica para Ecuador y la consagración de un estilo ofensivo

Richard Antonio Carapaz (El Carmelo, Carchi, 26 años) alcanzó la gloria olímpica en el circuito Fuji como remate a una carrera complicada pero brillante con una lección de estrategia y poderío que premió su estilo ofensivo.

Lea también: Andrey Amador terminó en la posición 68 de Juegos Olímpicos

El triunfo otorga al deporte ecuatoriano su segunda medalla de oro olímpica un cuarto de siglo después de que el marchador Jefferson Pérez, todo un mito del país y del deporte mundial, ganara el metal dorado en Atlanta 1996 y luego una plata en Pekín 2008.

La 'locomotora' de El Carmelo, que llegaba a esta cita con el aval de un tercer puesto en el reciente Tour de Francia, aprovechó su estado de forma para engrandecer su palmarés.

Ganador del Giro de Italia en 2019, por entonces en las filas del Movistar español, el actual corredor del Ineos Grenadiers no ha tenido una trayectoria fácil. Como otros muchos ha estado cimentada en el sacrificio, la constancia y el reto de perseguir un sueño hasta conseguirlo, inculcado por su padre, Antonio Carapaz, transportista de profesión.

Descubrió su primera bicicleta entre la chatarra y no hizo caso a nadie cuando en el colegio le aconsejaban que dejara el ciclismo porque no llegaría a nada.

Se inició en Ecuador a los 15 años en el equipo Coraje Carchense. Se entrenó con glorias de la época de su país. Después pasó al RPM, en el que se destapó ganando la Vuelta a Guatemala y los Panamericanos Sub'23.

La siguiente etapa en su carrera fue Colombia, país limítrofe con la parroquia El Carmelo, del cantón Tulcán, conocida como la "capital del ciclismo ecuatoriano", donde ha vivido y vive la familia de Richard. En el país cafetero militó en el Srongman, y con ese maillot se convirtió en el primer extranjero en ganar la Vuelta de la Juventud.

Este resultado no pasó inadvertido para los observadores y técnicos del equipo español Lizarte, filial del Movistar y nombre comercial de una estructura que lleva 27 años de andadura, la Asociación Deportiva Galibier, con sede en Navarra.

En la formación navarra, donde ya se vivió el triunfo de Carapaz en la Vuelta a Navarra 2016, se le destacaba su determinación y liderazgo desde la humildad, con unas 'piernas sin igual'.

Además de sus facultades como ciclista, Carapaz fue dejando desde niño detalles humanos que han resaltado desde su familia hasta los responsables de los distintos equipos.

Por ejemplo, recuerdan los técnicos, llegó de la mano con Héctor Carretero en la Clásica de Torredonjimeno y le cedió la victoria. En el Memorial Aitor Bugallo llegó con Óscar Rodríguez y Jaime Castrillo, y tampoco ganó él. "Son detalles que te cuentan la clase de persona que es Richard", señaló.

Su evolución, así, ha sido constante y permanente encima de la bicileta y a pie. En las carreteras siempre ha sido protagonista desde ese trabajo constante y con su valentía, como ratificó en la prueba olímpica.

Subcampeón de la Vuelta a España en 2020 y ganador esta temporada del Tour de Suiza, así como tercero en el Tour de Francia, eleva a otro nivel su figura dentro del pelotón internacional, el que le sitúa en el olimpo, nada menos que en el Monte Fuji, donde releva al belga Greg van Avermaet, ganador en Río 2016 y pasa a formar parte de la nómina ilustre de campeones.

 

''ES ALGO INCREÍBLE''

"Es algo increíble, para mí país es algo muy importante, un oro que se va a recordar por siempre, ser parte de ese pequeño grupo de deportistas que lo ha podido conseguir es algo muy grande, que va a quedar en la historia de mi país, de mi vida", aseguró a la Agencia EFE el recién proclamado campeón olímpico en la pista del Circuito Internacional de Fuji, donde acabó la prueba.

Carapaz llegó en solitario a la meta tras atacar a falta de 5,9 kilómetros del final al estadounidense Brandon McNulty, y estuvo acompañado en el podio por el belga Wout Van Aert, medalla de plata, y el esloveno Tadej Pogacar, bronce.

La medalla del ciclista de El Carmelo (Carchi, Ecuador), es la tercera del deporte ecuatoriano en unos Juegos Olímpicos. Antes que él, sólo otro ecuatoriano había subido al podio olímpico: el atleta Jefferson Pérez, campeón de 20 km marcha en Atlanta'96 y plata en Pekín 2008.

Carapaz supo plantearse la carrera a largo plazo, pese a que el ataque del esloveno Tadej Pogacar, doble ganador del Tour de Francia y uno de los favoritos, en la subida del paso del Mikuni, cuando se fue con McNulty y el canadiense Michael Woods parecía el golpe definitivo.

"Era una carrera de resistencia, ha sido muy dura, los dos pasos por los dos puertos eran bastante duro, se ha hecho una selección bastante selecta, se podría decir, era esperar el momento y mira ha salido McNulty, he salido a por él, hemos ido los dos, ha habido una colaboración mutua", relató el campeón ecuatoriano.

Junto a McNulty, Carapaz hizo el último repecho del paso de Kagosaka y la bajada hacia el circuito, en la que fueron ganando diferencia, lo que les dio más moral.

"Llegar a tener 40 segundos nos ha motivado más, te ves con 40 segundos, dos corredores, atrás te están viendo, para mí, llegar aquí con estos 20 segundos, he dado el último giro y lo he podido disfrutar", rememoró.

El ciclista ecuatoriano dio el último golpe para la victoria a 5,9 kilómetros de la meta, justo antes de entrar en el circuito de velocidad, cuando atacó a su compañero de escapada, el estadounidense McNulty, que no pudo seguir su ritmo.

"A falta de seis kilómetros sabíamos que había un kilómetro y medio que era muy duro, era simplemente más que atacar, continuar. McNulty creo que venía del cuello, simplemente he continuado y he llegado", explicó Carapaz.

Emocionado, con brillo en los ojos, la medalla de oro al cuello el un ramo de flores en las manos que acaba de recibir en el podio, Richard Carapaz recordó en conversación con EFE los esfuerzos que ha realizado en su carrera ciclista, en la que cuenta con un triunfo en la general del Giro de Italia de 2019, el tercer puesto del Tour de Francia 2021 y el Tour de Suiza 2021.

"Alejarte de la familia es lo más complicado. Yo siempre he sufrido esto, mi familia está en Ecuador, tuve que venir a correr a Europa. Estar lejos es lo más duro, pero a veces haces ese sacrificio y lo haces por esto, porque al final tiene una recompensa, y la recompensa es increíble. Ahora mismo estoy disfrutando, mi familia se va a sentir la más orgullosa, la más feliz", concluyó el campeón olímpico ecuatoriano.