Banner Top

Trump y Clinton grandes favoritos

El republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton, a la cabeza de sus partidos en la carrera por la candidatura a la Presidencia de EEUU, encaran este martes cinco elecciones primarias cruciales con las encuestas muy a su favor.

A poco más de seis meses de los comicios del 8 de noviembre para elegir al sucesor del demócrata Barack Obama en la Casa Blanca, las espadas siguen aún en todo lo alto en la batalla por las nominaciones presidenciales.

Sin embargo, Trump y Clinton se reafirmaron el pasado día 19 como los grandes favoritos tras sus contundentes victorias en las votaciones primarias de Nueva York, donde ambos usaron sus discursos triunfalistas para presentarse como los nominados inevitables.

"Ya no nos queda mucha carrera. Vamos a llegar a la convención, creo, como ganadores", dijo el polémico magnate en su ciudad natal, en alusión a la Convención Nacional Republicana que se celebrará en julio en Cleveland (Ohio) para designar al aspirante presidencial.

Por su parte, la ex secretaria de Estado, que representó a Nueva York como senadora en el pasado, declaró que "la carrera por la nominación demócrata está en la recta final y la victoria se encuentra a la vista".

Con ese optimismo, Trump y Clinton afrontan las elecciones primarias que el próximo martes celebrarán los estados nororientales de Pensilvania, Maryland, Rhode Island, Delaware y Connecticut.

Lea Puertorriqueños lanzan vídeo contra Donald Trump

Todo apunta a que el empresario, que lidera la contienda republicana con un discurso xenófobo y ultranacionalista, y la ex primera dama, que aboga en general por continuar las políticas de Obama, se acabarán imponiendo a sus rivales en la carrera electoral.

Está por ver, no obstante, si Trump y Clinton consiguen el número de delegados necesario para alcanzar la nominación y evitar que las convenciones nacionales de ambos partidos sean disputadas, es decir, que se tenga que dirimir en esos foros la candidatura presidencial.

El cómputo de los delegados en la temporada de elecciones primarias en EEUU es vital, pues ellos designarán al candidato a la Presidencia en las convenciones nacionales de julio, y en ese terreno las matemáticas sonríen más a Clinton que a Trump.

De momento, el magnate acumula 845 delegados, por delante del senador por Texas Ted Cruz (559) y el gobernador de Ohio, John Kasich (148), si bien necesita 1.237 para asegurarse la candidatura.

En el bando demócrata, la ex secretaria de Estado tiene 1.941 delegados y el senador por Vermont Bernie Sanders lleva 1.191, incluidos los "superdelegados" (cargos orgánicos o electos del partido que eligen a su candidato al margen de la decisión de los votantes), pero hacen falta 2.383 para lograr la nominación.

En las votaciones del próximo martes, el mayor premio de la noche electoral será Pensilvania, estado que reparte el mayor número de delegados (210 demócratas y 71 republicanos).

Según una encuesta publicada hoy por la cadena NBC News y el diario "The Wall Street Journal", Trump y Clinton se perfilan como claros vencedores en Pensilvania con un apoyo del 45 por ciento y el 55 por ciento, respectivamente.

En el sondeo, hecho del 18 al 20 de abril a 734 votantes demócratas (margen de error del 3,6 por ciento) y 571 republicanos (margen de error del 4,1 por ciento), Cruz (27 por ciento), Kasich (24 por ciento) y Sanders (40 por ciento) aparecen muy rezagados.

Los estudios demoscópicos difundidos, hasta la fecha, en los otros cuatros estados en liza el martes vaticinan también cómodas victorias para el magnate inmobiliario y la ex secretaria de Estado.

"Estaré en Maryland esta tarde en un gran mitin. Las cosas pintan bien el martes", afirmó hoy el empresario en su cuenta de Twitter.

En los últimos días, Trump ha adoptado un tono más moderado al aparcar sus habituales insultos, como dejó entrever al ganar las elecciones primarias en Nueva York, donde habló del "senador Cruz" y no de "Ted el mentiroso", como suele llamar a su adversario.

Según los comentaristas políticos, esa versión más suave y disciplinada del magnate es obra de sus nuevos asesores políticos, como el jefe de campaña Paul Manafort, y busca limar asperezas con el aparato del Partido Republicano, que desconfía del empresario.

Clinton también se siente fuerte de cara al martes y su jefe de campaña, John Podesta, anticipó hoy que ese día puede ser "realmente bueno" para la candidata que aspira a convertirse en la primera mujer que conquista la Presidencia de EEUU.

Tan segura de sus opciones se ve la ex primera dama, que el diario "The New York Times" aseguró este fin de semana que Clinton ha empezado a recopilar una lista de nombres para seleccionar a su candidato a la Vicepresidencia del país.

"Sólo estoy trabajando duro para ganar el martes", afirmó este sábado la ex secretaria de Estado al ser preguntada por la lista.

Entre los nombres citados por el periódico figura el secretario de Trabajo de EEUU, Thomas Pérez, de origen dominicano y quien ya respaldó en diciembre pasado la carrera presidencial de Clinton.

En declaraciones a Efe hechas hoy desde Maryland, donde hace campaña por la candidata demócrata, Pérez calificó la información del periódico de "rumores".

"Yo no sé nada sobre esto. No entiendo cómo ocurren estos rumores", aseveró el secretario de Trabajo, al subrayar que dedica "24 horas al día los siete días de la semana" a su responsabilidad en el Gobierno y que ayuda a Clinton en su "capacidad personal".

"La cosa más importante -añadió Pérez en español- es la elección de Hillary en noviembre". EFE